El arte del nudismo en la fotografía

La fotografía de desnudos ha sido un género de fotografía de bellas artes desde mediados del siglo XIX; que representa el cuerpo humano desnudo con un énfasis particular en la forma, la composición y las cualidades emocionales evocadas por tal. La fotografía nudista ha jugado un papel importante en el establecimiento de la fotografía como un medio aceptado de la práctica de las bellas artes.

Este género fotográfico debe distinguirse de la fotografía erótica, aunque ha habido cierta superposición de géneros a lo largo de los años. El interés erótico, aunque a menudo presente, es secundario, lo que distingue la fotografía de desnudo artístico de la fotografía erótica o glamorosa, que se enfoca en mostrar el tema de la fotografía de la manera más atractiva; y de la fotografía pornográfica, que es de naturaleza sexualmente explícita y tiene el propósito principal de la gratificación sexual para el espectador y que normalmente no reclama ningún valor estético en sí mismo.

Las fotografías de bellas artes tampoco se toman con fines periodísticos, científicos u otros fines prácticos. El desnudo sigue siendo un tema controvertido en todos los medios, pero especialmente en la fotografía debido a su inherente realismo. El desnudo masculino ha sido tradicionalmente menos común que el femenino, probablemente debido al predominio de los artistas masculinos en la historia del arte, y rara vez se exhibe o publica.

Algunos de sus máximos exponentes son los siguientes fotógrafos:

  • Barón Wilhelm von Gloeden
    El fotógrafo nacido en Alemania (1856-1931) trabajó principalmente en Italia, donde comenzó su carrera fotográfica vendiendo postales que mostraban paisajes, gente local y monumentos. Sin embargo, pronto se hizo conocido por sus fotografías pastorales de desnudos de los chicos sicilianos de Taormina que fueron ampliamente coleccionadas y buscadas, además de condenadas y censuradas. Sus fotografías incorporaron accesorios como coronas y togas, así como escenarios teatrales que sugerían antiguos mitos y alegorías.
  • Eugène Durieu
    Abogado de oficio, Eugène Durieu (1800-1874) fue un defensor y pionero del medio en los primeros días de la fotografía. Es mejor conocido por una serie de estudios que creó en París entre 1853 y 1854 de figuras desnudas. Creadas en colaboración con un amigo y pintor romántico francés, Eugène Delacroix, las fotografías estaban destinadas a ser utilizadas como modelos para artistas como una opción más asequible y conveniente que el modelado en vivo.
  • Sally Mann
    Conocida por su documentación del sur de Estados Unidos y los retratos en blanco y negro de su familia, la fotógrafa Sally Mann (1951) se ha enfrentado a una reacción violenta significativa como resultado de su elección de utilizar a sus propios hijos como sujetos en sus fotografías de desnudos. Desde la década de 1970, Mann ha estado produciendo retratos, pero su serie más famosa, Immediate Family, (1984-1994) ha enfrentado interminables llamadas a la censura.
  • Ohm Fanphiroj
    Una estrella en ascenso en el mundo de la fotografía, Ohm Phanphiroj se describe a sí mismo como un narrador visual. Proporciona en sus retratos pequeñas introducciones compuestas por el nombre, la edad y la orientación sexual, el sueño y la realidad de los sujetos, así como su tarifa; proporciona un rostro humano a la industria de las trabajadoras sexuales.

Cuando el cine echó mano del desnudo…

A todo el mundo le gusta el cine. Y a todo el mundo le gusta el sexo. A mucha gente le gusta ver cómo otros tienen sexo, o al menos le da morbo saber que lo hacen y eso hace que ellos mismos se exciten; y si a eso le pones un poco de ambiente y otro par de buenos planos con una pareja potente, ahí tienes una obra de arte.

Claro, hacer una película no es así de sencillo, sobre todo si quieres que tenga éxito, jeje. Pero esa más o menos es la fórmula: coger un tema que cause interés en la mayoría de la gente, ponerle algo de conflicto y romanticismo, y darle un final que lo mismo puede ser clásico que impactante pero que tenga originalidad. Y nada interesa más al ser humano que el sexo, todo un universo basado en los gustos sexuales de la humanidad completa; de ahí cualquier director puede sacar inspiración por poco que se lo proponga.

Sin embargo, las películas de sexo no tienen el éxito que se espera; nadie parece cogerle el truco al asunto: meter la cantidad justa de tema sin pasarse o quedarse corto, y ademas mezclarse con un principio, nudo y final que tenga consistencia. Es un hecho que en los últimos tiempos todo lo que tenga un tufillo a erótico ha tenido mucho éxito; pero para los puristas, el hacer cine erótico nada tiene que ver con hacer un filme sexual. Porque, oye, eso significaría hacer pornografía.

Ahh, el bendito porno… ese monstruo en el armario, el elefante en la habitación, el objeto oscuro de deseo de todos, pero que nadie quiere reconocer. Adorado y defenestrado a partes iguales, está claro que es nuesta mojigatería la que nos hace estar perdidos con este género. Porque estamos empeñados en que el porno no es arte, sino una burda expresión de nuestros más oscuros deseos; sin embargo, tenemos una cinta, unos actores, unos directores y un argumento más o menos válido, además de sexo a raudales: ¿qué nos falta para que sea catalogado como película sexual?

Cuanto más nos empeñamos en hacer de menos al porno, más son las chicas que se lanzan a la carrera pornográfica en internet. Hay múltiples maneras, desde el típico video casero grabado follando con su chico, el de la pillada mientras te cepillas a un ligue esporádico digamos en un lugar público, o la actuación de webcamer delante de la cámara de tu pc. El porno jovencitas tiene un público fiel, y además parece que se regenera con cada generación, nunca pasa de moda. Muchos piensan que eso es a causa de la juventud de esta época, totalmente desatada y viciosa, sin valores éticos y con el libertinaje por bandera; pero todos sabemos que una chica guapa es capaz de mover el mundo mucho más con su cara de inocencia que enseñando las bragas… aunque también sea eficaz esa segunda opción.

Pero si dejamos atrás el porno online y el cine para adultos que tiene su público concreto, no podemos negar que en el cine comercial actual se tira de escenas xxx: erotismo, desnudos (chicas sobre todo, ojo al dato), sexo insinuado, escenas calientes… Ahí es donde la industria cinematográfica hace su agosto, y con directores que no quieren reconocer que usan el sexo como reclamo, por miedo a que su cine ya no sea considerado una muestra del séptimo arte. Por eso, acabamos con cierta sensación de «quiero y no puedo» cuando vemos sus películas; por suerte, muchas de ellas no tiene interés por esas escenas, así que acaban triunfando por otras razones que nos hacen olvidar el calentón ocasional que te puedan provocar.

Tendencias cinéfilas que nunca pasan de moda

El cine es un arte que está en constante evolución, justo a la par de la sociedad, pues se nutre de sus vivencias, sus emociones y sus cambios. A pesar de llamarse el séptimo arte, y ser de los últimos en aparecer, es desde luego el que más adaptación necesita, para dar en cada momento a su público exactamente lo que pide o, aún mejor, explorar su comportamiento para ofrecerles nuevas alternativas acorde con sus necesidades y expectativas. En resumen, no es fácil ser cineasta, lo tengo claro.

Sin embargo, a veces nos gusta complicarnos la cabeza más de lo que deberíamos, incluso a la hora de ver una película, no digamos ya participar en su proceso de creación. Sí, el cine es un negocio en la actualidad, mueve muchos millones de cualquier moneda que se te ocurra, y claramente nadie quiere perder dinero en este mundo capitalista en el que vivimos. Los géneros de cine van cambiando, como se puede ver, en referencia al gusto del público, que también lo va cambiando dependiendo de numerosas circunstancias. A veces, se trata sólo de ciclos, cuando estos géneros van y vienen en la historia de nuestro cine, poniéndose de moda y olvidándose alternativamente; otras, es cuestión simplemente de aferrarse a aquellos que siempre acaban gustando a la gran mayoría, y si de estos hablamos, hay algunos que realmente siempre tienen las de ganar: claramente los thrillers, la ciencia-ficción y el cine erótico. Apuesta por alguno de estos tres géneros, y tendrás el éxito garantizado. Claro, se trata también de tener ideas y saberlas desarrollar bien, es decir: buenos guionistas, buenos actores, buenos productores, y buen equipo técnico. A veces también es bueno darle cierto aire innovador, incursionar en uno de estos géneros pero darle un aire diferente. Aunque, ciertamente, a veces llega un momento en que el público, en realidad, quiere más de lo mismo, por eso el sentido cíclico de este tipo de cine.

Sin embargo, si hablamos del erotismo, nos encontramos con que, realmente, sin salirse del tema, son muchos los directores que lo han abordado desde distintos enfoques. Realmente, no hay que extrañarse, realmente el concepto de lo erótico va cambiando con el tiempo, y hay quién piensa que, en la actualidad, se ha perdido por completo, dando paso a un cine porno light, que pueda ser exhibido en carteleras con clasificación para adultos. Pero por suerte creo yo, hay muchos directores que no piensan lo mismo, que siguen apostando por excitar y estimular la líbido del público sin escenas explícitas de sexo, y que piensan que no todo debe entrar por el ojo, sino que también hay que poner en marchar la mente con este tipo de cine, lo mismo que hacemos con otros. Total, si lo que queremos es ver videos xxx, no hay más que entrar en las numerosas webs porno de internet, y gratuitamente estás servido de cualquier cosa que se te ocurra pedir.

Puede que realmente el porno online le haya hecho mucho daño a cine erótico, e incluso al erotismo en general. Sin embargo, ya sea por interés real de cuatro frikis, que al final no son tan pocos, o porque simplemente da morbo saber que vas a ver una película en la que claramente vas a ver tema entre los protagonistas, el caso es que este género siempre da beneficios o, al menos, la satisfacción de ver las salas llenas en su estreno; y después, suele dar bastante buen resultado en cuestión de ventas en dvd y merchandising. Lo que es la crítica… bueno, no nos engañemos, el cine erótico no se considera lo que se dice un género mayor. Anda bastante defenestrado, pero eso no suele significar la rendición de todos los profesionales que se dedican a él.

Cosas que suceden a nuestro cuerpo mientras dormimos

Hay numerosas razones por las que dormir es la actividad favorita de muchas personas. Esta parte pacífica de nuestro día es vital para nuestro bienestar físico y mental ; es un estado mental en el que podemos soñar, relajar, restaurar nuestra energía, etc.  Después de todo, pasamos un tercio de nuestra vida durmiendo.

A menudo tendemos a pensar que nuestro sueño es una actividad muy inactiva y tranquila, pero no es así en absoluto. No puedes imaginar cuántas cosas le suceden a nuestro cuerpo durante nuestro tiempo de sueño, aunque no tienes que preocuparte: son totalmente normales y ayudan al descanso del organismo para que, una vez estemos despiertos, vuelva a funcionar a pleno rendimiento. Sigue leyendo y aprende alguna de estas curiosidades:

  • La temperatura corporal baja: A medida que la mayoría de nuestros músculos se vuelven inactivos durante el sueño , el cuerpo quema menos calorías que durante el día, por lo que la temperatura corporal desciende. Los científicos han descubierto que la temperatura de su cuerpo suele ser más baja alrededor de las 2:30 de la madrugada.
  • El cuerpo se sacude: Las contracciones repentinas y las sacudidas hipnásicas se asocian principalmente con las primeras etapas del sueño. Por lo general , son inofensivos , pero pueden ser lo suficientemente fuertes como para despertarte.
  • La piel se repara: La capa superior de la piel está formada por células muertas muy compactas que se desprenden constantemente durante el día. En el sueño, la tasa metabólica de la piel se acelera y muchas de las células del cuerpo muestran un aumento de la producción y una reducción de la descomposición de las proteínas.
  • La garganta se estrecha: A diferencia de la mayoría de los otros músculos , los músculos de la garganta no se paralizan durante el sueño, ya que son necesarios para que podamos respirar. Sin embargo, están más relajados, haciendo que la garganta se estreche.
  • El sistema inmunológico está en su nivel más alto: Se ha demostrado que la falta de sueño afecta el sistema inmunológico; por lo tanto, si observas los primeros signos de una infección, intenta dormir todo lo que puedas para que el sistema inmunitario tenga tiempo de vencer la enfermedad.
  • La boca se seca: Como la saliva es principalmente necesaria para comer , y no comemos mientras dormimos, el flujo de saliva se reduce en la noche.
  • El cuerpo se hace más alto: Se ha descubierto que las personas pueden ser hasta varios centímetros más altas en la mañana que en la noche. Mientras duerme en una posición horizontal, su columna vertebral se extiende a medida que el peso de su cuerpo no la presiona.
  • El cerebro toma decisiones: Un estudio reciente ha encontrado que el cerebro puede procesar información y prepararse para las acciones durante el sueño, tomando decisiones efectivas mientras está inconsciente. De hecho, tu cerebro puede incluso hacer conexiones y descubrimientos importantes mientras duermes.

Todos lo creemos, pero no es real

A veces, no sabemos muy definir qué significa exactamente «ser culto» o «tener cultura«: se supone que se trata de tener un conocimiento amplio sobre un montón de temas, entre los que se encuentran las costumbres sociales y un cierto saber estar. La verdad, es que es difícil saber su significado, porque la palabra cultura tiene tantas acepciones y diferentes etimologías, que buscar una que se ajuste a todas las situaciones es difícil, así que nos ajustaremos a la más común, la de tener nociones sobre temas variados, se supone adquiridas por el esfuerzo intelectual de aprender y el amor por el conocimiento.

Porque, ya sabes, la cultura no ocupa lugar, o al menos eso dicen. Para empezar, es un gusto por supuesto hablar con cualquiera que tenga cultura, y beneficiarnos de ella a través del intercambio de ideas. Pero como estas ideas fueron durante mucho tiempo transmitidas de boca en boca, poco a poco se fueron distorsionando y distanciándose de la verdad, ya sea porque cada uno lo contó a su manera, o porque después se supo que no eran tan ciertas ni absolutas. ¿Te puedes creer que aún hoy, existen ciertos mitos que todos consideramos verdades absolutos, pero que no lo son y poco nos ha importado que se haya demostrado que es así? Fíjate cómo a veces, un error repetido millones de veces, puede convertirse en verdad:

  • Los perros ven en blanco y negro: Para nada, ven en color, aunque es cierto que en una gama más escasa que los humanos, y además sin tanta nitidez.
  • Los camellos llevan agua en sus jorobas: Lo que llevan en sus jibas no es agua, sino grasa; un compuesto de lípidos que les proporciona tanto alimento como hidratación.
  • Los rayos no caen dos veces en el mismo lugar: Quien dijera eso alguna vez, estaba echando por tierra la utilidad del pararrayos, porque ¿de qué serviría este objeto si sólo pudiera atrapar un sólo rayo en toda su existencia?
  • Los murciélagos son ciegos: No lo son, aunque es cierto que su vista no está muy desarrollada; como usan la ecolocación para orientarse y encontrar a sus presas, el sentido de la vista no les es muy necesario.
  • Los mentirosos no miran a los ojos: Bueno, eso nos gustaría creer, y mucho más que a nosotros a todos los que trabajan en el sistema judicial, para empezar. Nuestro cerebro tiene su propia química a la hora de permitirnos decir una mentira, pero por desgracia no da pistas tan claras como esa.
  • Los vikingos tenían cascos con cuernos: No hay una sola evidencia histórica de esto, así que se supone que esto fue un mito inventado por los cristianos, que veían en los invasores nórdicos al mismo demonio, con cuernos y rabo incluidos.
  • Los microondas pueden provocar cáncer: No, no pueden, y la razón es bastante simple, ya que no son «ionizantes». Solo la radiación UV de alta frecuencia, los rayos X y los rayos gamma tienen suficiente energía para liberar electrones de las moléculas.