Invitación al viaje

Ese vendaval
llamado Tarifa


Itinerarios

Todos somos un poquito neoyorquinos






...........................

 

 

INVITACIÓN AL VIAJE

Ese vendaval llamado Tarifa


Ocurre que el viento sopla tan fuerte que borra el número de los zapatos. Y que a su paso enojado arranca lunares de pañuelo, ladridos de perra y besos perdidos para siempre. Y ocurre también que la mar se alborota y que, sabrosa de sal, embiste la costa y chifla los ánimos del viajero.

Cuando ocurre, advierten los pregones, lo mejor que el viajero puede hacer es amarrarse a la cama con nudo de ahorcar perros y suplicarle a la Virgen de la Luz para que no se demore; para que le socorra pronto con el calmón o la sordera. De lo contrario, si la patrona se entretiene, si las plegarias no consiguen endulzar su vientre de tabla, el viento quemador de Tarifa prenderá los sesos del viajero y la memoria crujirá como churrasco. Por lo pronto le borrará el número del zapato. Al poco, le borrará la sombra.

Cuando la noche obliga, Montero Glez.
Editorial Debolsillo, Barcelona 2005.

 

 

Arriba