DETRÁS DE LAS PALABRAS, UN DOCUMENTAL DE LA ONG RESCATE

El poder de vender información:
titulares incendiarios en una sociedad plural

Este documental pone en tela de juicio la formación y la profesionalidad de los periodistas que abordan las noticias relacionadas con la inmigración. También plantea preguntas al público que las recibe sobre su capacidad crítica para discriminar espectacularidad y datos.

Óscar Soler P.
oscar_teina@yahoo.es


Detrás de las palabras: la relación entre los medios y la inmigración pone de manifiesto una situación controvertida: los medios de comunicación venden información que, indefectiblemente, altera la percepción social de los ciudadanos. En teoría, esa información se transmite bajo un criterio moral y un código deontológico responsables; sin embargo, resulta evidente que la prensa también cumple un objetivo lucrativo impuesto por sus dueños —grupos empresariales poderosos—, y que este factor condiciona los datos que ofrecen. ¿Cómo afecta este proceder al imaginario social en una cuestión tan sensible como las migraciones?

Este documental de la ONG RESCATE da una pista. Para ello durante 22 minutos, académicos, periodistas y gente de a pie cruzan ideas sobre el campo semántico y el vocabulario que utilizan los medios de comunicación cuando informan sobre las oleadas de inmigrantes, la gente ilegal, los pisos patera, la llegada de los cayucos, etcétera. En definitiva, sobre cómo tratan los medios la inmigración y la forma en que este abordaje incide en la percepción que los españoles tienen sobre ella.


VENDER, VENDER EL DATO COMO SEA
Así, por ejemplo, el documental muestra cómo el ciudadano medio, sin conocer datos reales de flujos migratorios, construye una imagen negativa de este fenómeno. Otro punto importante es que Detrás de las palabras reflexiona por qué la prensa titula de la manera tan sensacionalista, y plantea preguntas de fondo como ¿por qué con la inmigración se tiende al texto breve, como si este fuera de barrita energética o una cápsula informativa?

En relación a este asunto de la brevedad, el documental defiende una postura clara: una noticia corta de la sección de sucesos donde se subraya la procedencia extranjera de los protagonistas resulta dañina. Pero, claro, como explica Javier Peris Silla —director de la edición valenciana del periódico Qué!—, es que la nacionalidad vende, es «muy noticioso ese dato». Eso y cuatro apuntes rápidos de la barriada donde ocurrió todo, vuelven cualquier noticia más novelesca, más atrayente para el lector aburrido.

Ahora bien, plantea el documental: ¿resulta imprescindible eso para el correcto ir y venir de la información en la sociedad?


LAS PALABRAS SUJETAN EL NEGOCIO
A decir de este vídeo, no. Y a la vista de la superficialidad con que muchos medios enfocan sus titulares, menos aún. A la luz de los datos que aporta esta investigación, la ética profesional desaparece cuando prima la venta de la noticia, el efectismo y el interés del grupo económico correspondiente. Asimismo, queda claro que a los periodistas que abordan estos asuntos les falta formación, que ni ellos ni su medio suelen tener perspectiva internacional del hecho migratorio y que caen en el facilismo de criminalizar al extranjero.

Pero la polémica no termina ahí. El documental mira al espectador y le propone preguntas más personales: ¿la gente debe estar también formada para entender la información que recibe? Los lectores, oyentes, internautas y televidentes: ¿deciden por sí mismos qué concluyen de las noticias que les suministran? ¿Hasta qué punto toman una postura sin verse influidos por la de los demás? ¿Hasta dónde dan crédito a ciertos grupos de comunicación y no a otros?

Detrás de las palabras sirve como detonante para abrir un debate amplio. Quizá en primer plano aparezca la inmigración; sin embargo, el fondo de la cuestión incluye el negocio informativo, la configuración del Estado, los pilares socioeconómicos que lo sostienen y, sobre todo, el poder simbólico de las palabras, su interpretación y la controversia que generan en la sociedad. Por pedagógico y revelador, este es un documental tan necesario como imperdible.