Invitación al viaje

¿Hacia dónde, amor?


Viajeros

La Tierra como partitura musical

Itinerarios

¿Español?: ¡Hola hola Coca Cola, amigo! (tráfico de diamantes en Jaipur)

Tres maneras de viajar, tres maneras de ser extranjero

Canciones nómadas

Crónicas de viaje, una meditación a piano de Eo Simón

 
 

 

INVITACIÓN AL VIAJE

¿Hacia dónde, amor?


Alberto Olmos
olmospress@yahoo.es

 

1

No todos los trenes van hacia Tokio: sólo los que tomo yo. Siempre que entro en un tren, y me siento, y me convierto en pasajero por unos minutos (a veces por unas horas) sueño que voy hacia Tokio, que me llevan a la gran metrópoli, al cenáculo del dinero y del rímel y de las grandes pantallas de televisión. Luego, el tren, sus puertas, se abren a la decepción, una decepción provinciana, con poco dinero, ojeras y televisioncitas.

Pero cuando las puertas de este vagón se abren y salgo, resulta que estoy en Tokio. A veces los sueños se cumplen y entonces uno no sabe qué mover. A veces los sueños se cumplen y una chica te espera en Harajaku, una chica con el nombre más bonito del mundo: Ai.


2

Es pequeña, apenas alza del suelo las dos letras de su nombre.

Ai significa: amor. Ya he dicho que es pequeña.

La conocí entre otras japonesas, cientos de japonesas, miles de japonesas, todas apiñadas y sonrientes y monocromas. Ai era el destellito de luz, el punto sobre la i de la palabra nipón. Sin senos ni trasero tumefacto, todo su cuerpo era un facistol para su rostro, un andamio para que la cabeza quedara a metro y medio del piso. Su cara daba por fin sentido a la palabra 8.005 del diccionario: exótico. Exótico ya no era lo que estaba lejos; era lo que tenía más cerca, lo que querías tener próximo.

Ai parecía tan japonesa, tan acrisolada de su propia nacionalidad, tan jugo exprimido de una bandera, que a su lado sus compatriotas tenían algo de inmigrantes, de extranjeros, de turistas en otra piel.

Llevarse a Ai de paseo era como llevarse a todo un país en el bolsillo. Ella era Japón: detrás de sus ojos rasgados se rasgaba el resto de los ojos nipones, su boca daba fin al tubo infinito de bocas y gargantas y pulmones que hace un idioma; su piel era la última mano de pintura dada a una raza.

Ai: japonesita.


*

Extraído de Trenes hacia Tokio, Alberto Olmos.
Editorial Lengua de Trapo, Madrid, 2006. 
(Aquí lo puedes escuchar y ver...: ¡pulsa!).

Más Tokio, más Olmos, en Tokiofrenia y en «¿Se imagina alguien un pastelero troskista que no coma pasteles?»


Arriba